Cómo personalizar gorras con fotos

El espacio para personalizar en una gorra es muy limitado y eso no lo podemos negar. Que sea tan pequeño hace que los diseños más complejos sean un reto porque se pierde el detalle. Es lo que pasa con las fotografías, probablemente tengas que escoger una que no esté muy saturada de objetos ni colores, para que el resultado sea el esperado.

Que sea un reto no significa que debamos olvidar la idea, de hecho, podemos convertir la dificultad en una verdadera obra de arte.

Escoge el material adecuado

No hay otra forma de personalizar gorras con fotos que imprimirla, pero el material en que la imprimes define la calidad.

Lo idea es que lo imprimas como una pegatina o en sublimación, procurando que el acabado sea brillante. Las impresiones más económicas resultan en acabado opacos y difusos que deslucen el trabajo final.

Escoge una foto épica

Luego que has elegido bien el material de la impresión, hace falta una buena foto. Los retratos son una buena idea, pero recuerda, busca sencillez en colores. Que no sea una foto demasiado cargada en donde no se distinga a la persona del fondo.

Que la composición sea sencilla, no significa que no sea épica, puede ser una foto lanzándote en parapente y aun así tener pocos elementos.

Cuidado de la foto en una gorra

Una vez más, por más que hayas escogido el mejor material y la imagen de la gorra se vea muy nítida, el uso, o mal uso, de la prenda puede hacer que dure más o menos.

Personalizar tus gorras

Debes ser muy cuidadoso con esta prenda, sobre todo procurando no doblarla por el lado de la impresión. La tecnología ha mejorado y muchas de las impresiones que se hacen son en materiales elásticos, pero recuerda que la exposición al sol la desteñirá.

Es importante que tengas en cuenta todo esto para que el resultado sea el esperado y que la gorra dure el máximo tiempo.